Anticristo: Un retrato de la mente de Lars von Trier

por Camilo López Aguirre

Dentro del mundo del cine, para cualquier seguidor no es extraño el nombre de Lars von Trier, y si es el caso de que aún no les es familiar, no es difícil entender porque es un nombre que invoca tantas posiciones y comentarios. Con 25 producciones cinematográficas (contando sus trabajos para formato televisivo) este director danés de 57 años declarado persona non grata en el festival de cine de Cannes en su edición del 2011, sin duda ha sabido como labrar una trayectoria muy productiva y aun más que eso, polémica y desafiante.

   Antichrist3
La mayoría de su trabajo cinematográfico ha sido concatenado en formato de trilogía, en la que cada película es independiente de las otras, pero cada una circula alrededor de un tema en concreto. Usando este esquema von Trier ha realizado cuatro proyectos distintos: el primero fue Europa (El elemento del crimen, Epidemic, y Europa), el segundo Golden heart (Rompiendo las olas, Los Idiotas, y Bailando en la oscuridad), el tercero es el hasta el momento inconcluso U.S.A (Dogville, y Manderlay), y finalmente Depresión (Anticristo, Melancolía, y Ninfomaníaca).
De entre sus películas cabe resaltar películas que han tenido un gran renombre como lo fueron Europa (1992), Rompiendo las olas (1996) y Una bailarina en la oscuridad (2000), pero quisiera en esta ocasión enfocarme en una producción particular; su película de 2009, Anticristo.

Antichrist

Recurriendo nuevamente a posiblemente los dos actores que más han contribuido al desarrollo de sus películas (luego del sueco Stellan Skarsgård), la francesa Charlotte Gainsbourg (tres actuaciones con este director) y el estadounidense William “Willem” Defoe (tres actuaciones), von Trier abre las puertas de lo que en el momento fue su tercer proyecto como trilogía, desarrollando la complejidad y profundidad humana alrededor de la depresión.

Antichrist6
Anticristo cuenta la historia de la lucha tanto personal como humana de una pareja de esposos para asimilar el luto y la culpa ante la pérdida de su único hijo en un accidente casero, este evento será el punto de quiebre que detonara toda una realidad paralela ajena a su condición de familia en la que las individualidades pondrán en duda la sanidad de las relaciones humanas y de los límites del amor malversado, en particular cuando en este se diluye la frontera entre el amor propio y el amor hacia los demás, mezclándose con el temor y odio natural de la experiencia humana.

Antichrist2
Con las actuaciones de Gainsbourg y Defoe se nos plantean una pareja de personajes que igualmente desnuda y revela la crudeza de la realidad del juego de roles que supone la sociedad entre los sexos, en los que un hombre seguro de si mismo puede llegar a socavar en lo impositor a tal punto que desencadena una revelación arrolladora y envolvente del luto y la contradicción de una mujer no solo con su papel de madre sino con el papel histórico de la mujer en la sociedad.

Antichrist5
Esta película hace parte de un proyecto de tres películas que orbitan alrededor del tema de la depresión, el cual se complementa con las películas Melancolía (2011) y la recientemente estrenada Ninfomaníaca (2014). Ya sin evaluar Anticristo dentro del contexto de esta trilogía es una película que por sí misma adquiere un valor con su forma de retratar el conflicto que se da entre las singularidades del humano y su naturaleza social, por lo que fuera de ser un proyecto dedicado para algún cinéfilo, Anticristo nos hace estremecer ante una realidad tan increíble como innegable, capaz de hacernos recapacitar como querer olvidar. Una obra que sin duda hay que apreciar tanto con cautela como con dedicación, manteniendo en mente la realidad y las limitaciones de este proyecto, y aun así, la representación de la visión del mundo y las relaciones de una mente que, como la de von Trier, nos seduce y nos atemoriza.

Antichrist4

Camilo López Aguirre

Anuncios